jueves, 9 de octubre de 2014

La Conquista de Saigón, Viaje a la Cochinchina



En Cuadernos de Historia nos trasladamos en esta ocasión al continente asiático donde los soldados españoles tuvieron una participación muy activa, primero con la participación militar española en la conquista de Saigón y posteriormente ya en el Siglo XX, apoyando a los E.E.U.U. en la Guerra de Vietnam enviando médicos militares a la zona en conflicto, pero esto forma parte del siguiente capitulo de Cuadernos de Historia. En este post nos ocuparemos de la conquista de Vietnam por la expedición franco-española como represalia por la persecución religiosa y muerte de sacerdotes.

Durante el reinado de Isabel II, en 1858, el gobierno español presidido por O’Donnell, ordenó  la  participación de España junto a Francia en la Guerra de la Cochinchina, la actual Vietnam del Sur.

Un grupo de soldados españoles, junto a franceses y filipinos, se desplazó hasta la Cochinchina (Vietnam del Sur) y tomó Saigón. Allí permaneció hasta 1862, cuando el emperador vietnamita pidió la paz, tras la cual nació la Indochina francesa. España había colaborado en su creación, pero apenas obtuvo beneficio. Recordamos este episodio, uno de los más olvidados por la historia oficial.

Fue una victoria tras otra. Después de la muerte, en septiembre de 1857, del vicario apostólico del Tonkín central, el dominico español José María Díaz Sanjurjo (Melchor de San Pedro para sus fieles), una expedición de castigo de unos 3.000 soldados franceses, españoles y filipinos conquistó Danang, la principal ciudad de Vietnam central, en septiembre de 1858. Unos meses después, se dirigieron hacia Vietnam del Sur, en aquella época conocida como la Cochinchina, y tomaron la ciudad de Saigón, que ya entonces tenía más de 100.000 habitantes. Finalmente, en mayo de 1862, el emperador vietnamita Tu Duc pidió que se iniciaran las negociaciones de paz que se concretaron en el Tratado de Saigón. Era el nacimiento de la Indochina francesa, en el que España colaboró de forma significativa.
España se unió a la expedición de Cochinchina sin saber muy bien los objetivos, aparte de la gloria de defender a los suyos. Además, hay que tener en cuenta que, en esos años, el ejército español estaba muy disperso y las posibilidades de actuar, debilitadas. Había participado con diferente suerte en diversas campañas en América, como la dirigida por Prim en México y la de Santo Domingo; estaba combatiendo en la costa americana del Pacífico (1863-1866) contra las nuevas naciones de Perú y Chile, y luchaba contra los rifeños en la guerra de Marruecos. Además, el país había sufrido la tragedia de tres guerras civiles. Por ello, de los trece buques que participaron inicialmente en la expedición de Indochina, solo uno era español. Se trata del Elcano, que, además, era el que tenía menor capacidad de fuego, con solo dos cañones y 75 tripulantes, mientras que la fragata francesa Nemesis, por ejemplo, tenía 52 cañones. Más tarde el Elcano fue sustituido por el vapor Jorge Juan, con seis cañones y 175 tripulantes.

El contingente militar, mayoritariamente integrado por filipinos, zarpó de Manila en dirección al puerto de Danang, llamado antiguamente Turón por los españoles, principal ciudad de Vietnam central. En septiembre de 1858 cayó esta localidad, y el 10 de febrero de 1859 los aliados atacaron Saigón, la capital de la Cochinchina. Tras la toma de la plaza, el mando francés izó la bandera tricolor y se apropió del botín. El ejército galo siempre consideró a las tropas españolas como auxiliares y mandó regresar a Filipinas todo el contingente español que no estuviera en Saigón, y con ellos al jefe del cuerpo expedicionario, el coronel Bernardo Ruiz de Lanzarote. Solo quedó en Vietnam un centenar de soldados españoles bajo la órdenes del teniente coronel Carlos Palanca Gutiérrez. Tras diversas acciones militares, en la primavera de 1862 el emperador Tu Duc aceptó las condiciones de París: cedió la zona ocupada a Francia y permitió la libertad religiosa. Un año después, los franceses ocuparon Camboya y una década más tarde, el norte de Vietnam. En 1902 habían conseguido unificar toda Indochina y España apenas había sacado beneficio de la campaña. Las tropas regresaron a Filipinas y la historia oficial española empezó a olvidar la expedición.

Referencias Bibliográficas de la Batalla de Saigón

La campaña de Cochinchina, Gainza, F.,Algazara, 1997.
La Guerra de la Cochinchina,Perucho, J., Destino, 1986.
Extremo Oriente en la política exterior de España (1830-1885),Togores, L., Prensa y Ediciones Iberoamericanas, 1997
Reseña histórica de la expedición a Cochinchina, Palanca, C., L. Montello, 1869
La guerra de la Cochinchina: cuando los españoles conquistaron Vietnam, Kuis Alejandro Sintes ,  Edhasa, Barcelona, 2006.
Fernando González Silva
Fuerteventura, 10 de Octubre de 2014